Buscar trabajo a través de Linkedin

[cs_content][cs_section parallax=”false” style=”margin: 0px;padding: 45px 0px;”][cs_row inner_container=”true” marginless_columns=”false” style=”margin: 0px auto;padding: 0px;”][cs_column fade=”false” fade_animation=”in” fade_animation_offset=”45px” fade_duration=”750″ type=”1/1″ style=”padding: 0px;”][cs_text]Linkedin, lanzada al mercado en 2003, es actualmente la principal red social profesional del mundo, contando con más de 225 millones de usuarios y 3 millones de páginas de empresa. En ella, más del 40% de los usuarios son decision-makers. Es por ello que hay que aprovechar al máximo la visibilidad que te ofrece esta gran plataforma. Por ello, Linkedin debería ser una de tus herramientas principales de búsqueda de empleo, y no un pasatiempos o simplemente otra red social. En cualquier caso, tampoco hay que esperar que haciéndose miembro te empiecen a llover las ofertas de trabajo, aunque esta red sí te ayudará a encontrar contactos relevantes y a facilitar la posibilidad de que empresas y cazatalentos te encuentren a ti.

Antes de empezar a usar Linkedin es muy importante definir nuestra estrategia. Tenemos que tener muy claro el objetivo que perseguimos: buscar trabajo, clientes, contactos para nuestra empresa en el extranjero, etc. Una vez marcado el objetivo, hay que encontrar el momento Linkedin del día o de la semana, integrado como una tarea más en nuestra agenda, y dedicarle el tiempo necesario en función de nuestros objetivos. En otras palabras, no se puede crear un perfil y abandonarlo, porque si no pierde toda su efectividad.

El Perfil

Tu perfil representa tu carta de presentación. Resulta tan importante como la primera impresión que das cuando entras en la oficina en tu entrevista de trabajo.

Conviene cumplimentar el perfil en su totalidad. Linkedin te proporciona un porcentaje, y nada por debajo del 100% se considera aceptable si de verdad quieres encontrar trabajo en esta red.

Para ello hay que prestar atención a varios detalles:

1. Foto de perfil

Incorpora una fotografía clara. Tiene que ser una foto de rostro estilo pasaporte. Nada de fotos informales que usaríamos en otras redes sociales ni logotipos de empresa.

2. Nombre

Escribe tu nombre y tus apellidos. Parece obvio, pero no es tan infrecuente ver perfiles que añaden más información en estos campos, como el número de teléfono, la profesión o el correo electrónico, lo cual solo dificulta la labor de los motores de búsqueda y, por tanto, la posibilidad de ser hallados.

3. Titular

A la hora de identificarnos como profesionales, cuidado con los anglicismos y los títulos largos y farragosos. Igual que sucede en Google, las búsquedas en Linkedin funcionan mediante palabras clave. Si el título que ponemos bajo nuestro nombre no indica claramente a lo que nos dedicamos, corremos el riesgo de que no nos encuentren. Si estamos buscando trabajo es recomendable añadir “En búsqueda activa de empleo” a nuestro título profesional.

4. Contacto

Es recomendable añadir también una dirección de email y un teléfono de contacto. Sin embargo, esta dirección no debería ser tu dirección personal, sino que deberías tener una activa y profesional.

5. Extracto

En este apartado escribiremos un resumen profesional y haremos una breve mención a nuestros objetivos.

6. Experiencia

Hay que tener en cuenta que en este apartado no debes poner todas las actividades que has realizado en tu vida. Es aconsejable que solo se muestren aquellas experiencias laborales relevantes que dan a poyo a la figura del profesional que eres actualmente.

El título de cada entrada de experiencia debería contener tus palabras clave, del mismo modo que conviene enriquecer la sección con otros canales más visuales en los que tengamos presencia y que puedan aportar valor al perfil: Slideshare, Youtube, etc.

Dentro de cada entrada tenemos un apartado “Descripción”, que nos brinda la posibilidad de escribir hasta 1.000 caracteres para decirle a quien esté interesado por qué debería contar contigo o contratar tus servicios o a ti. Por tanto, en lugar del estilo robot de un curriculum al uso, aquí puedes contar tu aportación a las diferentes empresas en las que has estado, incluir formaciones impartidas, seminarios, ponencias, capturas de pantalla de tu sitio web, etc.

7. Formación adicional

Asegúrate de que la lista de tu formación complementaria a la “tradicional” está completa. Linkedin tiene secciones donde puedes aumentar las muestras de experiencias como voluntariado, patentes o certificaciones.

8. Zona de presentaciones

Adjunta cualquier documento, imagen o vídeo que muestre tu producto o actividades.

9. Recomendaciones

Para que nuestro perfil termine de brillar es importante tener recomendaciones (sobretodo en el extranjero, donde se les da un gran valor). Estas reflejan una opinión objetiva de personas que han tenido una relación profesional contigo en trabajos previos. Una persona sin recomendaciones representa alguien por quien nadie ha sido capaz de escribir un párrafo para corroborar toda la información subjetiva escrita por él. Ten en cuenta que lo que hayas escrito tú en tu perfil puede sonar genial, pero al fin y al cabo lo has escrito tú, y las empresas saben que uno siempre se adorna a sí mismo. Por tanto, necesitaremos tres o cuatro recomendaciones en nuestro perfil. Una buena estrategia para lograrlo es que nosotros recomendemos previamente. Hay que quitarse la vergüenza y demostrar iniciativa pidiendo a las personas con las que has trabajado recomendaciones. No hace falta pedir 100 recomendaciones; basta con unas pocas de personas clave, como antiguos jefes o superiores. Recuerda que siempre puedes elegir no mostrar una recomendación si no te convence. No cometas el error de pedir a familiares o amigos que escriban recomendaciones personales sobre ti.

10. Enlaces

Cuando rellenas tu perfil en LinkedIn, tienes la opción de incluir 3 enlaces externos a otras páginas webs. Muchos usuarios cometen el error de dejar este espacio en blanco porque no saben qué enlaces incluir. Como mínimo, podrías incluir un enlace a tu perfil profesional de Twitter, otro a alguna página de internet donde hayas aparecido (en contexto profesional), y uno a tu blog personal. Si no tienes un blog personal donde escribas sobre tu industria, deberías considerar la opción de crear uno.

11. Lenguaje

Es muy importante transmitir claridad en todos tus mensajes. Por ello, piensa bien lo que escribes antes de escribirlo. Usa siempre un tono de lenguaje profesional y de cortesía, pues se trata de una red profesional y así ha de ser la comunicación en ella. Y, por supuesto, no cometas faltas de ortografía.

12. Palabras clave

Recuerda que, en LinkedIn, no solo quieres encontrar a gente relevante en tu industria, sino que además quieres que te encuentren a ti. La manera en que ambas situaciones ocurren es a través del uso de palabras clave. Así como cuando entras a Google escribes palabras clave como “busco trabajo en Bruselas”, lo mismo ocurre en LinkedIn cuando cazatalentos y empresas buscan a sus futuros empleados. En este caso, las empresas utilizan palabras clave como “titulado MBA bilingüe en Bruselas”. Para que tu perfil aparezca en esta búsqueda, palabras como “MBA” o “bilingüe” deben aparecer en tu página de LinkedIn. Por lo tanto, revisa cuidadosamente anuncios de trabajos que desees para encontrar palabras (habilidades o requisitos) utilizados con frecuencia. Eso sí, utiliza palabras clave siempre y cuando reflejen la verdad.

Ya tenemos un perfil aceptable creado. ¿Cuál es el siguiente paso?

13. Dirección URL

Si queremos prestar atención hasta el último detalle una vez que hemos creado el perfil, necesitamos una buena URL para acceder a él. La configuración inicial de LinkedIn te asigna una dirección URL generada por computadora que contiene números al final. LinkedIn te ofrece la posibilidad de personalizar esa dirección. Para ello, hay que hacer click en la pestaña “editar” y seleccionar dirección URL. Ahí tienes la oportunidad de utilizar tu nombre y apellidos, lo cual queda mucho más profesional al dar tu contacto a un empleador.

Consejo: Toda la información que actualizamos aparece automáticamente en la página de inicio de nuestros contactos. Cuando estamos haciendo cambios a gran escala, es aconsejable, para no apabullar a la gente que desactivemos  temporalmente las actualizaciones de actividad. Esto se realiza simplemente entrando en Configuración > Perfil y hacer click en Activa / Desactiva la difusión de tu actividad. Y cuando acabes recuerda volver a activar esta opción.

Contactos

El número de conexiones de LinkedIn suele representar un aspecto positivo, aunque demasiadas conexiones no relacionadas con tu industria pueden enviar el mensaje de que lo único que te interesa es la cantidad y no la calidad. Hay gente que puede tener hasta 5.000 contactos que apenas conoce y otros que tienen únicamente 10, pero todos ellos directores generales de empresas a los que podría pedir ayuda  personal en su búsqueda de trabajo. Por ello, es recomendable crear un equilibrio entre la calidad y la cantidad de la siguiente manera: por lo menos, un 5% de tus conexiones deben pertenecer al círculo de profesionales a los que podrías citar en persona en caso de necesitar una ayuda profesional urgente.

Grupos

Dentro de la multitud de usuarios en LinkedIn, los usuarios se suelen adherir a grupos relacionados con su industria y/o intereses profesionales. Existen grupos que requieren que solicites entrada y otros que están abiertos al público en general.

Busca grupos relacionados con tu industria para entablar una relación más íntima dentro de la comunidad. A través de la participación activa en estos grupos, tendrás oportunidades de demostrar algunas de tus cualidades profesionales.

Algo que no deberías hacer cuando te unes a un grupo es anunciarte como buscador de empleo. Mucha gente puede sentirse tentada a venderse de una manera muy agresiva, pero lo que los empleadores perciben con esta conducta es que uno quiere recibir sin dar nada a cambio.

Por tanto, utiliza los grupos para tantear el terreno y compartir información relacionada con tu sector (así como artículos o redacciones propias). Da a entender que eres una persona competente en tu área y entabla relaciones profesionales con gente que comparta el mismo campo de intereses.

Linkedin Answers

LinkedIn Answers representa un espacio donde los usuarios de LinkedIn presentan preguntas a la comunidad. Del mismo modo que con los grupos, no utilices tan valioso lugar para hacer preguntas como “¿Alguien me podría dar trabajo?”.

Tu objetivo en esta sección debería ser demostrar tus conocimientos específicos en tu profesión. Por eso, es recomendable, en primer lugar, ver las preguntas que ya están hechas para ver si puedes ofrecer alguna respuesta válida (recuerda, “dar antes de recibir”). Demuestra tus conocimientos y tu generosidad compartiendo con la comunidad esas respuestas. Después, intenta presentar preguntas relevantes que afecten a tu industria en general.

Por ejemplo, un buscador de trabajo en la construcción puede preguntar cuáles son los materiales más resistentes a climas extremadamente fríos para utilizar en fachadas de casas. En estos casos, en vez de parecer desesperado por encontrar trabajo en la comunidad de Linkedin, te presentas como un profesional de la construcción que desea expandir sus conocimientos de la industria.[/cs_text][/cs_column][/cs_row][/cs_section][/cs_content]